Dietas Saludables


Come dimagrire mangiando sano

Las mejores dietas saludables para una alimentación sana. Si busca una dieta sana para perder el peso, practicar una buena alimentación o cuidar su salud, este es el blog indicado. Hay varias maneras saludables y deliciosas para mantener un buen estilo de vida.

Las dietas saludables pueden ayudarle también a perder peso, de una forma más gradual y equilibrada. Muchas veces la mayoría de las dietas para adelgazar no respetan la cantidad de nutrientes necesarios para una alimentación equilibrada. Descubre las diferentes dietas y sus diferentes propósitos, y qué beneficios aportan a tu alimentación:

Cómo hacer una dieta sana

Nunca se habló tanto en los beneficios de una alimentación saludable como en los días de hoy. En realidad, somos precisamente lo que comemos, ya que los alimentos que diariamente consumimos tienen influencias directas en el funcionamiento de nuestro organismo, cerebro, piel, ojos, estado de espíritu y en la forma en que vivimos el día a día. Vivir bien comienza en la boca, así que sé cómo seguir una dieta saludable.

La locura de las dietas

Hacer una dieta sana es diferente que hacer una dieta para adelgazarse, pero va a terminar por alcanzar los mismos objetivos y tal vez algunos más!

La mayoría de las veces, recurrimos a las dietas de adelgazamiento inmediatamente antes del verano o porque vamos a participar en un evento donde queremos estar mejor o porque alguien que encontramos en la calle hace dos semanas nos dijo: “estás más gordito…”.

Por supuesto, mientras haya disciplina y motivación, la cruzada para eliminar los kilos de más continúa, pero la sensación continua de hambre y la privación de algunos alimentos acaba por vencer y volvemos a los viejos hábitos. Un tiempo después, ganamos coraje e iniciamos de nuevo la dieta, que dura más unas semanas… y así entra en un círculo vicioso que no nos lleva a ningún lado!

Cambiar de vida a la mesa

Seguir una dieta saludable es simplemente cambiar nuestro estilo de vida… para siempre! Puede parecer asustadizo e incluso imposible, pero la verdad es que una inversión como ésta, a largo plazo, puede traer beneficios a varios niveles.

Son pequeños pasos que puede empezar a adoptar ya hoy-no tiene que hacerlos todos al mismo tiempo-pero comience despacio, introduciendo un nuevo hábito saludable con cada día que pasa y, más deprisa de lo que imagina, se sentirá mejor de lo que alguna vez pensó (y sin embargo también notará la diferencia en los pantalones!).

Pues, es que esto de comer sano, también es un ciclo vicioso, sólo que éste le hace bien! Su cuerpo y su mente se lo agradecen.

10 pasos sencillos para una dieta saludable

1. Comer mucho!

Está más que probado que debemos hacer más comidas a lo largo del día para controlar mejor el apetito y no llenar los platos durante el almuerzo y la cena. Para empezar, nunca descuide el desayuno: al final, con tanta variedad a elegir (varios tipos de pan, cereales, yogures, café, leche, té, zumos y batidos naturales) esta es una comida para disfrutar al máximo-si 5 minutos antes o dejar todo listo de víspera-le garantizamos que no hay mejor forma de empezar el día!

Después, coma cada tres horas, es decir, haga una pequeña merienda a media mañana, a mitad de la tarde y antes de acostarse (este último sólo si realmente siente un vacío en el estómago!). ¡Dé por dónde dar, no salte ninguna comida!

2. Agua = 0 calorías!

¿Quiere el mejor aliado para una alimentación regulada? Siempre que sea posible, opte por el agua en detrimento de los refrescos y los zumos. El consumo diario ideal de esta “bebida milagrosa” es de 1,5 a 2 litros y para que no le cueste tragar este hábito, puede beber té (sin azúcar!) O añadir algunas gotas de limón, hojas de menta o menta a su agua para un sabor refrescante y apetecible.

3. Fruta y verduras al poder!

Además de prestar un colorido irresistible al plato, hacen realmente bien! En vez de acompañar su filete con arroz, patata frita y ensalada, que tal sólo una buena ensalada con un poco de todo (lechuga, tomate, maíz, queso, nueces… hasta escrito aquí ya tiene buen aspecto!); o, saltee verduras (si no tiene tiempo de arreglarlas, compre los congelados, después es sólo calentar el tacho!).

¡Haga una buena sopa para iniciar o rellenar cualquier comida o hasta un arroz recuerdo de verduras-hay muchas maneras deliciosas de introducir más vegetales a la mesa-sea creativo y en poco tiempo no va a vivir sin sus verduras!

Otra forma fácil de introducir vegetales en su cotidiano es a la hora de la merienda-quién dice que no puede comer una zanahoria a mitad de la mañana?

Lo mismo se aplica a la fruta-los plátanos, las manzanas y las peras se han hecho para viajar, así que no salga de casa sin, al menos, una pieza! Si está en casa, prepare batidos de frutas naturales, mezclando y experimentando nuevas recetas (aquí las verduras también pueden entrar!).

4. Carne o pescado?

Ambos y distribuidos conjuntamente a lo largo de la semana. Siempre que sea posible, sustituya la carne roja por la carne blanca (pollo y pavo), que tiene un contenido de grasa reducido, y opte siempre por asar a la carne en lugar de freír.

En cuanto al pescado, trate de incorporarlo más veces en sus menús semanales porque, además de ser una fuente de proteínas, es rico en Omega 3, que hace maravillas a nuestra salud! Con varios tipos de pescado para experimentar, puede variar en forma de confección-asado a la parilla, asado, cocido…

5. La elección de los productos lácteos

En el caso de los productos lácteos-leche, yogurt, queso-ya que, además de tener la mitad de las calorías de la variante “gordo”, también tienen cinco veces menos de peso esterol.

¡El argumento lo dice todo!

6. Blanco vs integral

Es cierto y sabido que los hidratos de carbono refinados, como el pan, el arroz y la masa blanca, no satisfacen nuestro apetito tan bien como las variedades integrales.

Otros motivos para elegir siempre alimentos integrales incluyen: tienen pocas calorías, disminuyen la absorción del colesterol, suministran energía, son un precioso aliado para el funcionamiento correcto del tracto digestivo e intestinal.

7 ¿Está convencido? Hora de los snacks

Apetece cualquier cosa y el primer instinto es ir hasta los pasteles al lado de la oficina o abrir el paquete de galletas Oreo que está en la dispensa?

¡Puede hacer algo mucho mejor que eso! Además de la fruta y las verduras que hemos mencionado arriba, la merienda se puede llenar con una variedad de opciones sabrosas y saciadas: yogures de cuchara o líquidos (puede comer un diferente todos los días gracias a la diversidad existente!),

Un pan integral queso fresco o fiambre delgado, barras de cereales, tostadas y galletas integrales, una mano llena de nueces o almendras (no hay mejor para sosegar un apetito voraz!), nuestra vieja amiga galleta María… diversifica y buen provecho!

8. Decir no a…

Por supuesto que una dieta para el cuerpo y la mente sana exige algunos sacrificios, pero si piensa que estas pequeñas abstenciones le traen grandes beneficios, no le va a costar nada!

Elimine la palabra freír de su cocina, sustituyéndola por asado o  a la parrilla. Dígale no, de una vez por todas, a los alimentos procesados ​​industrialmente (dulces, galletas, patatas fritas, comidas pre-preparadas o congeladas), así como cualquier alimento que contenga las palabras “grasa parcialmente hidrogenada” en su etiqueta-déjelo en el estante del supermercado.

9. ¡Reduzca la sal y el azúcar!

La sal en exceso es una bomba para nuestro corazón, pero afortunadamente hay muchas otras formas de condimentar, deliciosamente, nuestros alimentos.

Pruebe especias y hierbas aromáticas que nunca usó, pero no recurra a la mantequilla, a la margarina o al aceite para cocinar-prefiera siempre el aceite.

En lo que se refiere al azúcar, no pretendemos que lo expulse de su alimentación, pero sugerimos una reducción en el número de cucharas que diariamente coloca en el café o en el té-al principio puede costar, pero en poco tiempo estará más que habituado!

Por sino lo sabe, el azúcar se disfraza de varias formas-glucosa, fructosa, sacarosa, maltosa, dextrosa, melaza y jarabe-por lo que hay que estar siempre atento a las etiquetas para no ingerir lo que no quiere!

10. ¿Y las tentaciones?

Seguir una dieta sana y equilibrada no significa que nunca más podrá comer una hermosa rebanada del famoso cheesecake que sólo su madre sabe hacer, ni mandar venir una pizza un viernes por la noche después de una semana agotadora o deleitarse, con un refrescante helado en una tarde de verano.

¿Qué sería de nosotros sin estos pequeños placeres de la vida? Desde que sea la excepción y no la regla, saboree esa mousse de chocolate hasta la última cucharada y sin sentimientos de culpa!

Dietas Saludables para Bajar de Peso

Perder Peso Comiendo Sano: Ejemplo de una dieta para perder peso y consejos útiles

¿Cómo se pierde peso comiendo sano? ¿Notaste alguna contradicción en esta pregunta? Probablemente sí porque “comer sano” no debería tener problemas de peso. Cuando no comes sano, terminas teniendo kilos de más.

El término “dieta” se refiere a la dieta diaria, una “dieta para bajar de peso” se refiere a un tipo de nutrición cuidada para recuperar el peso para la persona que lo necesita, la dieta se basa precisamente en este “comer” saludable”.

Si notas en una dieta, siempre encuentras: abolir los alimentos fritos, las grasas, los dulces, los refrigerios que ahora forman parte de nuestra dieta diaria, pero que son un tipo de dieta completamente equivocada.

Esta “comida chatarra” está llena de grasas hidrogenadas, grasas dañinas, azúcares, conservantes, sal y no tiene ingesta de vitaminas o proteínas, por lo que debe eliminarse si desea sentirse bien.

Perder peso comer sano es un concepto que también se refiere al hecho de que muchas dietas proponen un programa para cualquier cosa equilibrada que no solo no da buenos resultados sino que pone en riesgo la salud.

¿Qué significa perder peso comiendo sano?

Significa:

  • eliminar la comida chatarra, incluidas las comidas preparadas;
  • alimentar de acuerdo a una dieta balanceada;
  • tomar vitaminas, minerales y proteínas a través de una dieta variada;
  • alimentarse de comida genuina (Lea también: Nutrición adecuada).

En la práctica, ¿cómo se pierde peso comiendo sano?

Lo primero que necesita hidratos de carbono a moderada: Hablo a menudo a las personas que se quejan de su dieta pero comer platos de pasta monstruosa y dos barras de pan para el almuerzo y la cena y claramente hacer poca actividad física, pérdida de peso es una misión imposible.

Por lo tanto, es mejor reemplazar el pan de trigo integral y la pasta con productos integrales, y si es posible reducir las porciones, el pan integral también puede ser un buen sustituto del desayuno de pan tostado, para variar un poco.

Claramente, las galletas y los bocadillos deberían eliminarse del desayuno, mejor preferir los cereales, las galletas integrales o los bizcochos integrales; Los granos integrales son perfectos para perder peso mientras comen de manera saludable. Cabe señalar que los carbohidratos proporcionan azúcares, energía, pero si no realizas actividad física estos se convierten en grasa.

Las grasas y el colesterol: las grasas no se eliminan por completo, pero una alimentación saludable significa elegir entre las grasas buenas y las grasas malas.

Mantequilla, manteca de cerdo, manteca de cerdo, grasa de cerdo en general, aceite de palma, manteca de cacao y grasas hidrogenadas, son parte de la grasa que debe eliminarse, ya que no solo ayudan a aumentar de peso sino que también hacen que su salud sea muy mala.

Por el contrario se debe mantener buenas grasas o ácidos grasos omega 3 y omega 6 y el contenido de grasa en el aceite de oliva, bueno, entonces vestir la ensalada con un poco de aceite, comer pescado azul, salmón y nueces.

Deben evitarse los alimentos ricos en colesterol: pulpo, despojos, crustáceos y yema de huevo. Muy bien la albúmina que no contiene absolutamente colesterol.

Proteínas: la misma regla se aplica a las grasas, es decir, hay proteínas y proteínas. Deberías preferir las proteínas magras como la carne blanca, el pescado y las verduras, pero ten cuidado: es mejor consumir un poco de carne y más verduras y legumbres. No a la carne roja y los despojos.

Fibras, vitaminas y minerales: todos estos nutrientes son indispensables y provienen de frutas, verduras, legumbres, verduras y granos integrales. Si no está acostumbrado a comer frutas y verduras, comience con la centrífuga y pruebe nuevos platos basados ​​únicamente en estos alimentos, excluida la fruta con claridad.

Consejos para perder peso comiendo sano

Hay algunos consejos a seguir para perder peso sin inanición y sin seguir dietas no concluyentes basadas en un solo alimento o agua.


  • Desayunar de la manera correcta: granos enteros y fruta, o yogurt, té de hierbas centrifugado y están muy bien.
  • Hacer dos bocadillos: para romper el apetito son buenos vegetales, frutas, frutas y yogur deshidratados o centrifugados (preferiblemente uno al día).
  • Parte de la comida: si primero comió 80 gr de pasta, deberá reducir gradualmente la porción hasta la dosis correcta para recuperar el peso (esto debe ser dicho por el dietista).
  • Elija productos genuinos: significa llevar bolsas de alimentos congelados y alimentos enlatados, pescado y carne, ya que las sopas e incluso la pizza deben ser genuinas. Compre los ingredientes frescos y haga su propia comida (sí, pizza también) ganará dinero, aprenderá a comer bien y ahorrará una alimentación saludable. Una sopa en un sobre o en un frasco es fácil de preparar y rápida, pero ¿qué contiene? Aditivos, sal, conservantes, grasas y muy a menudo ingredientes que con una sopa no ellos no tienen nada que hacer Esto nos lleva al punto 5.
  • Lea las etiquetas de lo que compra: no importa si el paquete está escrito de manera genuina o saludable, siempre revise los ingredientes. Recuerde, azúcar, grasa y sal se esconden en los alimentos de ejercicio más improbables.
  • Odie: La alimentación saludable para bajar de peso, no sólo se necesita una capacidad dietista y una buena dieta para bajar de peso, sino también la fuerza de voluntad para apagar el televisor, colgar el teléfono y moverse. El deseo por la comida basura siempre estara por lo tanto no pase cerca del supermercado, eliminarlo de su casa, resista la tentación, recuerde que usted quiere perder peso comiendo sano, mantenerse en frutas y verduras en Munch crujientes mano o preparar unas bebidas carbonatadas licuadas. Evite agradable, jugos de frutas compradas, beber mucha agua y olvidar el alchol.
  • Pierda Peso alimentación saludable: ¿cuáles son las dietas a tener en cuenta, no nos cansaremos de decir que es moldear la dieta en torno a ti. La dieta es como un vestido: no trates de poner la voluntad de otra persona que probablemente no estará allí. Debe ponerse en contacto con un especialista que nos pesa y nos muestra cuáles son las cantidades y los alimentos correctos para nosotros, también es correcto hacer el análisis para descubrir cualquier intolerancia. Dicho esto, hay dietas de pérdida de peso que son muy útiles y no perjudican su salud. Una de estas es la dieta vegetariana que excluye la carne; para que pueda comer: algas, champiñones, verduras, frutas, verduras, legumbres, semillas, soja y derivados, huevos, cereales, miel y productos lácteos. Ciertamente no parece una dieta hambrienta, ¿verdad? Para muchos, renunciar a la carne es un sacrificio, pero el físico se aprovecha de ello y no sufre de hambre. Otro buen ejemplo de una dieta saludable es la dieta mediterránea. Piensa en nuestros abuelos, piensa en los momentos en que era realmente difícil ser obeso: simplemente te movías y comías sano. No hay aperitivos, alimentos precocinados no, que hicieron todo lo posible en su hogar y el poder se basó en la pasta y el pan que casi no se refina, verduras, hortalizas, legumbres, pescado en el pueblo pesquero y la carne una vez a la semana, mientras que los dulces y platos trabajaron se reservaron para los días de celebración. Otro ejemplo de una dieta para perder peso comiendo saludablemente es la dieta oriental, o comer alimentos frescos en pequeñas porciones. Carne, productos lácteos y pan están prácticamente ausentes, mientras que prefiere el arroz o la pasta de soya, arroz, verduras, frutas, algas, soja, huevos y verde.Come té debe hacer si se come fuera de casa? Puede suceder, incluso para el trabajo, llevar comida a casa es ideal, mientras que si no puede, es mejor elegir restaurantes buffet, sushi, pero nunca comida rápida.

Dieta saludable y Equilibrada

5 CONSEJOS PARA UNA DIETA SALUDABLE Y EQUILIBRADA

Los secretos de una dieta equilibrada y saludable

Seguir una dieta saludable significa comer correctamente tanto cuantitativa como cualitativamente, para asegurar un suministro adecuado de nutrientes y para prevenir deficiencias y excesos nutricionales.

Una dieta balanceada es esencial para el bienestar psicofísico: afecta la apariencia, puede mejorar el estado de ánimo y es una ayuda importante en la prevención de algunas enfermedades comunes.

Aquí hay 5 reglas simples para seguir una dieta balanceada.

1. Introducir alimentos variados

Hay más de 40 nutrientes que nuestro cuerpo no puede abandonar: una dieta variada es la mejor respuesta a esta necesidad. No es necesario, por lo tanto, eliminar drásticamente algunos alimentos, sino simplemente saber cómo calibrarlos en las proporciones correctas.

2. No se salte las comidas

5 es el número perfecto, al menos en lo que respecta a la frecuencia de sus comidas diarias: un desayuno nutritivo, un bocadillo a media mañana, un buen almuerzo, un refrigerio y una cena ligera.
Omitir comidas, por el contrario, ralentiza el metabolismo, implica una descompensación del equilibrio nutricional y provoca una mayor sensación de hambre, que puede dar lugar a ansiedad, mareos o náuseas.

3. Combina los alimentos de la manera correcta

Para permitir una buena digestión y asimilación de los alimentos, evite mezclar diferentes grupos de proteínas: consuma por separado leche, carne, huevos, queso, pescado y vegetales; combina cereales y legumbres con verduras y verduras; consuma la fruta lejos de las comidas, ya que las fibras requieren una digestión más prolongada.

4. Beba aproximadamente 1.5/2 litros de agua al día

Se sabe que una buena hidratación conduce a beneficios en todo el cuerpo. Pero también es necesario no exceder la cantidad de agua para evitar perturbaciones como sudoración excesiva, insomnio y alteración del equilibrio electrolítico del cuerpo.

Beber de forma gradual durante el día es la mejor manera de obtener agua correcta.

5. Aprende a cocinar de forma saludable

Además de elegir y combinar alimentos en las proporciones adecuadas, también es necesario saber cómo cocinarlos para preservar sus características nutricionales.

Evite, por ejemplo, cocinar vegetales en mantequilla o ahogarlos en aceite y favorecer la cocción al vapor. Elija utensilios de calidad, como ollas y sartenes en acero inoxidable, cerámica, terracota, piedra.

Finalmente, para ayudarlo a mantener un diario de alimentos y controlar el equilibrio de los alimentos que conforman su dieta, le recomendamos que use una de las muchas aplicaciones de teléfonos inteligentes en el mercado hoy en día.

Dieta mediterránea: dieta sana y equilibrada

Dieta mediterránea, la dieta que extiende la vida

Cuando escuchan la palabra “dieta”, muchos piensan en una dieta baja en calorías, restringida y caracterizada solo por sacrificios, necesaria para bajar los kilos de más. Y, en cambio, en el caso de la “dieta mediterránea”, y Melarossa, que está inspirada en este régimen, esta palabra es sinónimo de un estilo de vida saludable y equilibrado, capaz de proteger nuestro cuerpo y garantizar su bienestar.

Significa comer todo, sin exagerar, preferir los productos de nuestro hogar, usar condimentos livianos y combinar buenos hábitos alimenticios con la actividad física regular.

En resumen, la dieta mediterránea es un modelo nutricional, pero también cultural, que en 2010 se convirtió en un patrimonio inmaterial de la humanidad. ¿Sus ingredientes principales? Aceite de oliva virgen extra, cereales, frutas y verduras (frescas o secas), carne y pescado, productos lácteos, especias, todo ello acompañado de la cantidad adecuada de buen vino.

El primero en haber comprendido la importancia de este modelo nutricional fue un médico estadounidense, Ancel Benjamin Keys, quien después de la segunda guerra mundial realizó una serie de estudios que le permitieron concluir que esta dieta es un excelente “salvavidas” porque protege al cuerpo de enfermedades cardiovasculares.

No solo eso: estudios recientes han demostrado que la dieta mediterránea también se recomienda como forma preventiva contra el cáncer y las enfermedades degenerativas.

Dieta mediterránea: la pirámide alimenticia

Seguir la dieta mediterránea significa usar los diversos nutrientes de una manera proporcional y equilibrada: 15% de proteínas, 60% de carbohidratos, 25% de lípidos. Solo la dieta mediterránea ha inspirado la llamada pirámide alimenticia, en la base de la cual están los productos que se consumirán en mayores cantidades, debido a la menor densidad energética.

En concreto, en la mesa todos los días no puedes perderte los hidratos de carbono (pan, pasta, arroz y patatas), frutas, verduras y verduras, quesos y aceite de oliva virgen extra. Se deben comer pescado semanal, carnes blancas, huevos e incluso postres. Menos a menudo carne roja.

Todo rociado con al menos 6 vasos de agua al día y, con moderación, un poco de vino. En cualquier caso, la cantidad de calorías que todos deben tomar diariamente varía según el sexo, la edad, la estatura y el estilo de vida.

Finalmente, si consideramos que este modelo de “vida” también es ecosostenible (porque, gracias al bajo consumo de carne que se espera, tiene un impacto ambiental reducido), entonces comprendemos por qué sigue siendo uno de los regímenes alimenticios más apreciados y promovidos por la comunidad investigación científica

Dietas Saludables para Toda la Semana

Un ejemplo de una dieta semanal balanceada para una pérdida de peso saludable

Para perder peso de forma equilibrada y saludable es no someterse a grandes sacrificios, de hecho, las calorías que restringen demasiado puede ser contraproducente para lograr el peso deseado debido a su metabolismo tiende a disminuir.

La mejor manera de perder peso es hacerlo gradualmente, solo de esta manera la pérdida de peso, aunque sea lenta, durará.

Los principales nutricionistas italianos indican que la dieta mediterránea es una mejor dieta, rica en todos los macronutrientes, carbohidratos, grasas y proteínas esenciales.

Pero se refiere a hidratos de carbono sin refinar, grasas buenas como el contenido de omega-3 en aceite de oliva virgen, nueces y semillas, proteínas magras como pescado y carne blanca por ejemplo.

Una buena dieta mediterránea que ayuda también a bajar de peso debe proporcionar una dieta baja en calorías diaria que incluye entre 1400 y 1500 calorías, reduciendo las porciones, pero que consumen frutas y verduras también en forma de batidos y desean centrifugado.

Un ejemplo de una dieta equilibrada y saludable es la dieta grasa ex ideado por el Dr. Carla Lertola, dietista de la revista dieta “fitness” que no me canso de lectores que señalan cómo la dieta sana y equilibrada en sus diferentes versiones cada vez más sofisticados en a través de los años.

DIETA MEDITERRÁNEA

Esta dieta es un ejemplo clásico de dieta mediterránea, pero dirigida a la pérdida de peso. Proporciona una ingesta calórica de alrededor de 1500 calorías por día y es una dieta que se puede seguir sin dificultad particular.

Aquí está el menú semanal

Desayuno y refrigerios válidos durante toda la semana

desayuno
Café o té, amargo, con edulcorante o muy poca azúcar; más 150 g (un vaso) de leche semidesnatada o 100 g de leche entera o 125 ml de yogur bajo en grasa, incluida la fruta; más 30 g de un producto de panadería (como galletas, cereales, galletas saladas) con un contenido calórico entre 330 y 430 cal. por 100 g.

Snacks

snack de la mañana

3 porciones de 150 gr de fruta al día. O 2 frutas más 125 ml de yogur bajo en grasa.

merienda

30 g de un producto de panadería con un contenido calórico entre 330 y 430 calorías por 100 g.

almuerzo

Para cada día de la semana puede elegir entre diferentes alimentos, como los primeros 3 días, el menú cambiará de todos modos día a día para degustar.

DÍA 1
almuerzo
Pasta, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de papas o gnocchi de patata.

Incluso un sándwich bien (por ejemplo, con 70 g más 60 g de pan jamón, o 100 g de queso y verduras mozzarella al gusto), o una sola placa (por ejemplo, con 70 g de pasta y 60 g de judías secas, o con 70 g de arroz y 150 de pescado).

120 g de carne de cualquier tipo privada de grasa visible.

Verduras de cualquier tipo

cena

Pasta, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de patatas o gnocchi de patata.

Incluso un sándwich bien (por ejemplo, con 70 g más 60 g de pan jamón, o 100 g de queso y verduras mozzarella al gusto), o una sola placa (por ejemplo, con 70 g de pasta y 60 g de judías secas, o con 70 g de arroz y 150 de pescado).

150 g de pescado de cualquier tipo (excepto ahumado y en aceite).

vegetal

DÍA 2
almuerzo

Pasta, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de patatas o gnocchi de patata.

Incluso un sándwich bien (por ejemplo, con 70 g más 60 g de pan jamón, o 100 g de queso y verduras mozzarella al gusto), o una sola placa (por ejemplo, con 70 g de pasta y 60 g de judías secas, o con 70 g de arroz y 150 de pescado).

100 g de queso fresco o 60 g de queso condimentado o azul.

Cualquier vegetal

cena

Pasta, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de patatas o gnocchi de patata.

Incluso un sándwich bien (por ejemplo, con 70 g más 60 g de pan jamón, o 100 g de queso y verduras mozzarella al gusto), o una sola placa (por ejemplo, con 70 g de pasta y 60 g de judías secas, o con 70 g de arroz y 150 de pescado).

150 g de legumbres (lentejas, frijoles, garbanzos) frescas, congeladas o hervidas.

Guarnición de vegetales

DÍA 3
almuerzo
Pasta, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de patatas o gnocchi de patata.

Incluso un sándwich bien (por ejemplo, con 70 g más 60 g de pan de jamón, o 100 g de queso mozzarella y verduras al gusto), o una sola placa (por ejemplo, con 70 g de pulpa y 60 g dfrijoles secos, o con 70 g de arroz y 150 de pescado). 60 g de salami magro o desgrasado.

Guarnición de verduras Masa, pan, galletas, cereales, etc. todos los días, para el almuerzo y la cena, 70 g de pan o pasta o arroz o granos o harina, o 210 g de patatas o gnocchi de patata. Incluso un sándwich está bien (por ejemplo, con 70 g de pan más 60 g de jamón, o 100 g de mozzarella y verduras al gusto), o un solo plato (por ejemplo, con 70 g de pasta y 60 g de frijoles secos, o con 70 g de arroz y 150 de pescado). 150 g de legumbres (lentejas, frijoles, garbanzos) frescas, congeladas o hervidas…

Guarnición de verduras El resto de la semana los menús son como los de los primeros 3 días, obviamente variado en la elección de los alimentos.

La dieta continúa de esta manera hasta lograr el peso deseado. Para el mantenimiento, las cantidades previstas en el régimen de adelgazamiento aumentan ligeramente.